Imprimir

Cuando esta época del año debería ser para celebrar a los adultos mayores y darles mayor tranquilidad, las noticias desde el ámbito económico no son nada de alentadoras. En lo que va corrido del año los adultos mayores registran un endeudamiento dos veces superior al resto de la población y su nivel de pago cada día se reduce aún más. Los chilenos en general se encuentran con deudas cercanas al 11%, mientras que los abuelitos superan el 25%.

Grupo Defensa señala que la entrega sin control de créditos y tarjetas del retail a jubilados o personas de avanzada edad ha hecho que los niveles de deuda de los abuelitos llegue al 26% a nivel regional.

Ricardo Ibáñez, abogado y fundador del grupo Defensa señala que: "lo más lamentable es que el endeudamiento del Adulto Mayor no obedece a inversiones, créditos hipotecarios, de consumo ni créditos automotrices. El adulto mayor hoy se está endeudando para poder sobrevivir y con sus tarjetas del retail, los avances en efectivo o las cajas de compensación están buscando dinero con el único objetivo de comprar remedios, calefaccionarse, trasladarse y alimentarse".

Según el estudio del Grupo Defensa, las cifras de endeudamiento a nivel regional son similares a lo que ocurre en el país y el principal factor sigue siendo la entrega de dinero por parte de instituciones financieras, cajas de compensación y hasta supermercados. Además, que los intereses y condiciones de los préstamos no tendrían relación con el riesgo del crédito, considerando que a los adultos mayores se les exige un seguro de desgravamen o descuento por planilla de jubilación, por lo que no se entienden los altos intereses que se le imponen.

"En este mes de agosto deberíamos reflexionar sobre qué estamos haciendo con los adultos mayores, porque al estar endeudados ponen en riesgo incluso su casa. El 60% de los adultos mayores tiene vivienda propia, pero por las deudas corren el riesgo de perderlas. Estamos generando adultos mayores endeudados, enfermos y en situación de calle. No es nada del otro mundo ver cómo en las cajas de compensación les ofrecen créditos, a esto hay que sumar a los retail que le han hecho un flaco favor a los adultos mayores entregándoles tarjetas de créditos sabiendo que muchas veces nos tienen la capacidad de pago", agregó Ricardo Ibáñez

La única buena noticia es que durante el mes de julio se estableció que las cuotas y descuentos por deuda de los adultos mayores no podrán superar del 5% de su pensión de jubilación, antes alcanzaba incluso 35%. Sin embargo, eso no soluciona el problema de los abuelitos que ya están endeudados con anterioridad a dicha fecha.