Un llamado al Ministerio de Medio Ambiente realizó la diputada Andrea Molina para que se presente con urgencia el proyecto que busca implementar la norma de calidad primaria horaria. Ello, tras conocer los alarmantes índices de dióxido de azufre el 21 de mayo, que llegaron a 1350 µg/m3 en una hora, y que ayer se elevaron hasta los 600 μg/m3.

“Hace muy poco estuvo en la zona el Subsecretario Marcelo Mena quien sostuvo que el principal objetivo es contar con una norma horaria para evitar los episodios ocurridos en La Greda. Pues bien, creo que es momento de trabajar con celeridad y poner plazos, porque no podemos seguir exponiendo a la gente a índices tan altos como los de estos días. Es una irresponsabilidad no ponerle urgencia a estos temas”.

La parlamentaria agregó que “es de no creer que exista normativa para los animales y no para las personas. Insisto que las zonas de sacrificio como Quintero y Puchuncaví requieren de esfuerzos mayores. Necesitamos legislación urgente, fiscalización dirigida para las empresas y atención a las denuncias de la comunidad”.

Asimismo señaló que “nuestro país tiene una primera obligación con los ciudadanos, no con las empresas, por tanto antes de proteger el crecimiento de éstas, lo que queremos es que no se vulnere el derecho de la gente de vivir en un lugar libre de contaminación, y si ya llegamos tarde para eso, como sucede en Quintero y Puchuncaví, al menos le debemos una preocupación especial por querer mejorar la calidad de vida de ellos y no de empeorárselas”.

Finalmente advirtió que "fiscalizará los índices que arrojan las estaciones de monitoreo versus las acciones que ha tomado la autoridad para verificar si efectivamente se está trabajando bien con las pocas herramientas que tenemos".