Tras tres meses de operación de la planta de agua potable de Los Molles con el nuevo concesionario, empresa San Isidro, la diputada Andrea Molina coordinó la primera reunión con la comunidad, a fin de conocer cuál será el plan de inversiones y obras que ejecutará la sanitaria para resolver los problemas de abastecimiento y calidad del agua en la localidad.

En la instancia, se oficializó que la empresa a mediados del próximo año tendrá en operación una nueva planta de tratamiento de aguas, obra básica para poder comenzar a gestionar recursos para la construcción de alcantarillado en la zona.

La noticia, que generó gran expectativa entre los vecinos, fue bien recibida por la parlamentaria gremialista, quien valoró la disposición de la empresa para transparentar la información y a su vez, reconoció que se observa un interés por parte de ellos en mejorar el servicio y recuperar las confianzas de la comunidad.

“Hoy, existe un compromiso de la empresa para asegurar abastecimiento permanente a la población, aunque reconocen que en los meses de verano se verán enfrentados a eventuales cortes porque ya no hay agua en la zona para responder a las exigencias de la población flotante en esa época, sin embargo, creemos que así como se nos han planteado las cosas, el proceso va en franca mejora y nosotros estaremos atentos fiscalizando aquello”, puntualizó.

En este sentido, René Roco, Gerente General de la empresa sanitaria, señaló que hoy se encuentran en condiciones de “asegurar la cantidad y calidad de agua potable para la población permanente, es decir, deben tener agua durante todo el año y agua con calidad que cumpla la norma”.

Por su parte, en lo que se relaciona a la planta de aguas servidas detalló que “construimos las plantas elevadoras, que recolectan el agua y la impulsan a la planta de tratamiento. Sin embargo, las redes de recolección son labor de la municipalidad”.

En este punto en particular, Molina valoró el avance en esta materia, señalando que “según lo indicado, ya están terminando la negociación con la compra del terreno donde se emplazará la planta, por lo tanto esperamos que esté en operación en julio del próximo año. Ahora, es el municipio el que debe entrar para generar los proyectos respectivos que nos permitan conseguir los recursos necesarios para la construcción del alcantarillado”.

Finalmente, Roco dijo que tomar la concesión de esta planta es todo un desafío y que el mayor de ellos es “ganarnos la confianza de la gente. Ellos han tenido muchos años de mal servicio, y por tanto tenemos que recuperar las confianzas, entregar un buen servicio y mantener buenas relaciones con ellos.