El senador Francisco Chahuán y la consejera regional Evelyn Mansilla pidieron a la Presidenta Michelle Bachelet que cumpla su compromiso de no abandonar a las familias damnificadas tras el incendio que afectó a Valparaíso en abril del año pasado y disponga medidas para evitar que quienes siguen sin una solución regresen en carpas a los sitios que habitaban hasta antes del siniestro.

Al fin de los subsidios de arriendo, se suman denuncias por mala construcción de viviendas recibidas por familias que fueron trasladadas a Villa Alemana.Mansilla explicó que “por una parte hay familias que quedarán sin subsidio de arriendo a fin de mes y, por otra, aquellas que se fueron de Valparaíso, que están viviendo en condiciones paupérrimas por la mala construcción de sus viviendas y la pérdida de los beneficios sociales que mantenían cuando vivían en Valparaíso.”

A propósito, citó el caso de grupos familiares que se trasladaron a la Villa el Quillay de Villa Alemana, los que estaría viviendo “en condiciones paupérrimas por la mala construcción de sus viviendas y la pérdida de los beneficios sociales que tenían en el Puerto, pero aparentemente, al gobierno no le interesa”, sostuvo.

El senador Chahuán, en tanto, manifestó la importancia que los subsidios de arriendo se extiendan o, de lo contrario, “lo que tendremos pronto es a familias de vuelta en los sitios que habitaban antes del incendio, en carpas”. La misma acción, advirtió, podrían tomar quienes recibieron viviendas que se vieron afectadas por las últimas lluvias.

Por su parte, la vocera de los damnificados de los cerros Merced, Las Cañas, La Cruz, El Litre y Mariposa, Lorena Monroy señaló que “lo que más nos aqueja hoy día es los subsidios de acogida que se terminan el 30 de julio y es más, ya hay gente en la calle porque desde el 30 de mayo no se les ha pagado el beneficio”.

Monroy recordó que “la Presidenta dijo que el subsidio transitorio era hasta que recibieran las llaves de la vivienda definitiva, pero hoy estamos de brazos cruzados porque estas familias están en la calle y desde el 1 de agosto tendrán que volver a sus terrenos en carpa”.

En tanto, el representante de 230 familias que fueron trasladadas a Villa El Quillay de Villa Alemana, Enzo Jiménez sostuvo que van a denunciar una serie de irregularidades en las casas que recibieron y lamentó la pérdida de beneficios sociales que tenían en cuanto vecinos de Valparaíso porque “como estamos viviendo acá ya no somos gente vulnerable y somos de clase media”.

En esta misma línea, una de las afectadas por esta catástrofe ocurrida en la ciudad Patrimonio de la Humanidad, Paola Consuegra explicó que junto con su padre fueron notificados porque sus subsidios de arriendo se terminan por no ser propietarios y no tienen los recursos para costear este gasto. Enfatizó en que si “el gobierno no participa y toma la situación como se debe, Valparaíso morirá”.

Foto: Gobierno de Chile