De forma transversal aprobó la Cámara de Diputados esta mañana, con 99 votos a favor, el informe de la comisión mixta resolvió las diferencias entre parlamentarios en cuanto al proyecto de reforma constitucional que otorga autonomía al Servicio Electoral, Servel.

En ese sentido, la diputada Andrea Molina fue enfática en señalar que “con esta reforma, le otorgamos al Servel el mayor rango permitido por nuestro ordenamiento jurídico, el rango constitucional y se busca darle la autonomía que este servicio necesita, autonomía que es fundamental en los cambios que el gobierno impulsa para asegurar que la política y los negocios constituyan distintos, previniendo los conflictos de intereses”.

Agregó además que la ciudadanía necesita ver que existe voluntad política de mejorar la institucionalidad es pos de una mayor transparencia en el sistema político y este proyecto de ley es una señal clara de que tanto el Ejecutivo como el poder legislativo quiere contar con una legislación moderna que permita control y transparencia en los actos electorales.

No obstante a lo anterior, la legisladora señaló que a pesar de que se trata de una reforma muy necesaria, no debe olvidarse que aún queda mucho por realizar y que lo más importante consiste en tramitar la ley orgánica constitucional que establecerá´ en detalle cada una de las funciones del Servel. “Es necesario que el Ejecutivo envíe rápidamente un mensaje que otorgue nuevas atribuciones al Servicio Electoral, ya que el problema fundamental del servicio electoral son sus atribuciones, muy limitadas por cierto, ya que no tiene capacidad de fiscalizar las campañas políticas, es decir, no tiene ninguna posibilidad de ir al fondo de los asuntos que estamos discutiendo hoy a propósito de la transparencia y del financiamiento irregular de las campañas políticas”, sentenció.

Finalmente, Molina detalló que esta reforma es vital porque en el corto plazo permitirá contar con un Servicio Electoral con capacidades efectivas de fiscalización, con atribuciones para velar por la transparencia y el control del límite del gasto electoral, y con instrumentos claros para sancionar a quienes hagan uso ilegítimo de los recursos públicos e incurran en cohecho o conductas ilícitas.

“El Servel debe dar garantías a los ciudadanos, a los candidatos y a los partidos políticos de que su función la ejerce en forma independiente del poder político, por esto valoro esta reforma constitucional, pero no olvidemos que es sólo un primer avance en una serie de medidas que los ciudadanos nos exigen en pos de la transparencia y la probidad que debemos profesar todos quienes desempeñamos cargos públicos”, concluyó.