La Seremi de Salud levantó la prohibición de baño y de actividades recreativas y deportivas que regía sobre cuatro playas del litoral norte de la región de Valparaíso, en las que se había detectado la presencia de medusas conocidas como fragata portuguesa, quedando libre de este organismo toda la extensión de la costa regional.

De esta forma, quedaron sin efecto las últimas medidas precautorias que se dictaron para las playas Grande y Cachagua de la comuna de Zapallar y playas Los Molles y Pichicuy de la comuna de La Ligua y que habían sido informadas por la Armada en su oportunidad.

La Seremi de Salud, María Graciela Astudillo, indicó que de igual manera se mantendrá la vigilancia permanente, que se traduce en un monitoreo en todo el litoral ante eventuales avistamientos de este organismo en coordinación con la Armada.

La autoridad regional señaló que igualmente se debe estar atento ante la posibilidad de un contacto con la fragata portuguesa, ya que se pueden producir problemas dermatológicos leves, como alergias y dolor, y que en casos graves, que son los aislados y pocos en el mundo, generar un schock neurológico.

Fragata portuguesa

La presencia de estos organismos son intermitentes, y dependen de marejadas y vientos reinantes donde pueden ser desplazados hasta alcanzar el litoral. Las exposiciones tóxicas asociadas a este tipo de organismos marinos se producen con mayor frecuencia por contacto accidental durante un baño de mar; a pesar de que muchos de estos incidentes suelen ocurrir con medusas ya muertas o con restos de ellas.

Algunos ejemplares pueden quedar varados sobre la playa y producir sintomatología al ser pisados o tocados con las manos. Los tentáculos destruidos, encontrados en la orilla de la playa, constituyen un peligro, porque aún son capaces de envenenar por varias semanas. Esta medusa es de pequeño tamaño de 2 a 8 cm, con flotador de 2 a 3 cm y tentáculos de aproximadamente 10 a 12 metros.

Si bien este organismo tiene aspecto y comportamiento similar a las medusas, se trata de un hidrozoo sifónoro, un conjunto de organismos que colaboran para su superviviencia. Su aspecto es de un color azulado y una franja roja a lo largo del cuerpo.

Si se produce algún contacto, se deben seguir las siguientes recomendaciones:

  • Lavar la zona con suero fisiológico y aplicando compresas frías.
  • También se puede utilizar agua de mar, evitando agua dulce, ya que facilita la absorción de la toxina.
  • No rasparse la piel con arena o toallas y se debe asegurar que se han desprendido los tentáculos, pues, en ellos se concentra su toxicidad.
  • Luego acudir inmediatamente a un centro asistencial.