Con una estricta fiscalización a Caleta Portales de Valparaíso, la Seremi de Salud, María Graciela Astudillo inició la campaña de consumo seguro de mariscos y pescados en estas fechas de fin de año.

La actividad contó con la participación de los equipos de fiscalización de la oficina territorial de Valparaíso los que dieron cuenta de las condiciones de comercialización de los productos del mar en el tradicional recinto porteño

La Seremi de Salud, María Graciela Astudillo, indicó que “fiscalizamos todo el año pero en estas fechas donde aumenta el consumo, aumentamos la fiscalización y acá nos pudimos dar cuenta que cumplen con la normativa vigente que es mantener refrigerados los productos hasta 5 grados y los productos congelados deben estar a -18°C, también si la gente compra estos productos y los utiliza, no los vuelva a congelar, pues, así se rompe la cadena de frío”.

La autoridad regional dijo que la principal recomendación es “comprar en lugares autorizados, exija su boleta, pues es su garantía de la compra. La piel debe estar brillante, al tocar el pescado no se debe hundir su piel, las agallas deben separarse fácilmente, los ojos deben también estar enteros no hundidos y si uno huele el pescado debe tener buen olor y ningún olor extraño, esas son las condiciones organolépticas de los alimentos”.

Agregó que “los mariscos es importante que deben estar vivos, es decir que la concha debe cerrarse al tocarlo, si no tienen buen olor no los compre, porque puede estar en periodo de descomposición”.

Concluyó que “nosotros estamos haciendo la campaña durante muchos años como ministerio de consumir los mariscos y pecados cocidos no crudos, pues, nuestro principal enemigo en estas fechas, es el vibrio parahemolitico, una bacteria que se encuentra principalmente en los mariscos”.

Recomendaciones antes de comprar mariscos y pescados

El pescado fresco y el pescado fresco enfriado, deberán cumplir con las características físico-organolépticas siguientes:

  1. Buen aspecto, pigmentación bien definida, mucosidad cutánea escasa, transparente, incolora o bien ligeramente opaca;
  2. Olor fresco a mar o algas frescas;
  3. Superficie rígida, que no se hunde a la presión del dedo, o bien, si lo hace, retorna de inmediato a su condición normal.
  4. El globo ocular convexo llena la cavidad orbitaria o bien se presenta ligeramente hundido. Pupilas negras y brillantes, de forma y contorno definido. Córnea transparente e iris pigmentado;
  5. Branquias de color rojo brillante, olor propio o neutro. Laminillas perfectamente separadas unas de otras, de longitud similar, puestas una al lado de otra regularmente;
  6. Escamas adheridas con brillo metálico.

En el caso de los moluscos:

  1. Deben estar vivos, buen aspecto;
  2. Olor fresco y propio;
  3. Estimulación física al cierre de valvas en bivalvos, retracción dentro o bajo la caparazón en gasterópodos.