Una estricta fiscalización realizó la Oficina Territorial de Viña del Mar de la Seremi de Salud, a las atracciones y servicios del estero de la ciudad jardín detectándose fallas las que dieron lugar a un sumario sanitario y la solicitud de mejoras en algunos aspectos sanitarios.

El Seremi de Salud (S), Dr. Mario Méndez Allendes, indicó que la Oficina de Viña del Mar de la autoridad sanitaria realizó controles y fiscalizaciones respecto de las diversas actividades que se desarrollan en el estero de la ciudad jardín, como circos, entretenciones mecánicas y ventas de alimentos.

Señaló que fueron fiscalizados tres circos, puestos de venta de alimentos, actividades de empresas contratistas del municipio de Viña del Mar y las que se desarrollan en el estacionamiento de vehículos, situaciones principalmente en lo referido a la salud laboral. La situación se dio en el levantamiento de estructuras de un circo, donde los trabajadores lo hacían sin los elementos de seguridad necesarios.

“Se verificaron incumplimientos en el trabajo de altura, en una situación bastante complicada en virtud de ello se procedió a iniciar un sumario sanitario a algunas empresas que estaban desarrollando, lo que fue constatado en el mismo lugar donde habían trabajadores que estaban trabajando a 20, 30 metros sin las condiciones de seguridad mínima, lo que obviamente detuvimos esa faena y se procedió a citar ante la autoridad sanitaria a los responsables para den respuesta respecto de esta situación”, indicó Mario Méndez.

Mario Méndez indicó que en el recorrido por el estero se detectó la presencia de venta de pescados y mariscos y donde se aplicará la normativa, a través de infracciones ya que no se conservaba la temperatura adecuada para funcionar.

Sin embargo, también anunció que siguiendo la responsabilidad de educación y prevención se desarrollará una reunión con los propietarios de estos locales de alimentos del estero para poder inducirlos a que realicen su actividad de acuerdo a las normas sanitarias.

“Hay que explicar muy bien a estas personas la responsabilidad que tienen, de los alimentos que puedan significar un riesgo sanitario, porque no sacamos nada con ir y hacer una fiscalización, cursar una infracción y ellos siguen vendiendo estos alimentos, se trata de instalar la lógica en estos vendedores ambulantes que la venta de pescados y mariscos debe de realizarse con una serie de condiciones sanitarias”, recalcó el Seremi de Salud (S).

Agregó que “las medidas mínimas para realizar esta actividad es contar con agua potable, con sistema de evacuación de los percolados y los desechos, de modo que puedan ser retirados sanitariamente del lugar; la presencia de hielo que tiende a disminuir la temperatura y no estar vendiendo a temperatura ambiente”.

La autoridad reiteró que estas fiscalizaciones se mantendrán durante toda la época estival, para verificar en el desarrollo del verano que se cumplan las disposiciones que la normativa dispone para estas actividades.