Tras los incidentes ocurridos durante la noche de ayer en el CDP de Quillota, la diputada Andrea Molina se manifestó preocupada y alarmada por la falta de dotación de gendarmes, sobre todo ahora que la institución está ad portas de inaugurar las nuevas instalaciones que albergaran al doble de internas, sin los funcionarios necesarios para que el Centro de Detención Preventiva funcione de forma eficiente y segura.

“Llevo meses oficiando a la institución y haciendo presente mi preocupación por este tema y a la fecha Gendarmería no ha dado ninguna respuesta concreta. Debo entender entonces que las nuevas instalaciones serán inauguradas sin nuevos funcionarios, hecho que, por cierto, me parece muy grave e irresponsable”, sentenció.

Molina agregó que “hemos sido testigos de todos los problemas que ha enfrentado el CDP, entre ellos, incendios, intentos de fuga, violencia entre internos, etc. Me pregunto qué más tiene que pasar como para que la autoridad decida y defina que es una necesidad imperiosa la de dotar de más funcionarios este centro de detención”.

La parlamentaria señaló además que “anoche eran 74 reos enfrentados y 13 gendarmes para controlar la situación. Según la información que he recibido de los propios dirigentes ANFUP, 5 de esos funcionarios estaban en sus horas de descanso para retomar su turno a media noche, hecho que deja en evidencia que además no tienen el descanso necesario. Más aún, empezó a llegar personal que se encontraba de franco, en especial el grupo de traslado, es decir, aquí hay funcionarios para todo evento, no importando si se están excediendo en sus horas de trabajo y en las labores que lo competen. Por donde lo miremos, me parece que es una situación del todo grave”.