Una intensa labor han realizado los funcionarios de la Seremi de Salud en toda la región en el trabajo de fiscalización en la venta de productos del mar en estos días de conmemoración de Semana Santa.

Las fiscalizaciones realizadas por la autoridad sanitaria son permanentes durante todo el año, pero en esta fecha se intensificaron, siendo estrictos en controlar el expendio de mariscos y pescados tanto en los mercados y caletas como en los restaurantes y otros locales similares.

La evaluación de la autoridad sanitaria de la región de Valparaíso, tras los controles realizados en las distintas provincias de la región señala 324 fiscalizaciones, las que han dado origen a 46 sumarios sanitarios de distinto tipo.

En estos controles los funcionarios de la autoridad sanitaria han decomisado hasta el momento más de 354 kilos de productos del mar en mal estado y dictándose hasta el momento dos prohibiciones de funcionamiento.

Las principales deficiencias sanitarias detectadas en las fiscalizaciones se dieron en las malas condiciones sanitarias de funcionamiento, productos sin refrigeración, locales sin autorización, almacenamiento a temperatura ambiente, inadecuado manejo de residuos, transporte con temperatura no adecuada, entre otras irregularidades.

La Seremi de Salud, María Graciela Astudillo, insistió que “lo importante cuando compre pescados y mariscos fijarse en las propiedades organolépticas de los productos que no son más que aquellas propiedades que yo puedo percibir con los sentidos como que tenga un buen olor, que tenga un buen sabor en el caso de los restaurantes o cuando uno lo cocina en la casa y por supuesto que tenga un buen aspecto. Si uno de ellos falla o tiene dudas no consuma los alimentos, porque pueden que se encuentren en un periodo de descomposición”.

Hasta el momento no existen brotes de intoxicación alimentaria asociadas al consumo de mariscos y pescados, a diferencia del año 2015 donde se registraron cinco brotes afectando en esa fecha a 27 personas.