A raíz de algunas versiones surgidas en redes sociales sobre un supuesto aumento en la edad de jubilación de los pensionados en el país, la Seremi del Trabajo y Previsión Social, Karen Medina, junto al Director Regional del Instituto de Previsión Social (IPS), Juan Carlos Tapia, desmintieron que el Gobierno tenga contemplada  algún proyecto o iniciativa en esa línea, descartando de plano los trascendidos en esta materia.

Tal y como lo ratificó la propia Subsecretaria de Previsión Social, Julia Urquieta, la seremi de la cartera en la región, reiteró el llamado a la tranquilidad a quienes están pronto a jubilar, añadiendo que “no es efectivo que el Gobierno de la Presidenta Bachelet tenga programado aumentar la edad de jubilación, que es de 60 años para las mujeres y de 65 para los hombres”, aclaró.

La Seremi del Trabajo y el Director Regional de IPS indicaron que el Gobierno no contempla incrementar la edad mínima para jubilar en el país, destacando que a fin de año un 80% de los pensionados más vulnerables, ya no se verán afectados por el descuento del 5% de cotización de salud.Al respecto, la autoridad laboral comentó que el Gobierno continúa haciendo esfuerzos para entregar mayor dignidad a los adultos mayores, muchos de quienes reciben pensiones básicas solidarias (PBS) aportadas por el Estado a través del Instituto de Previsión Social (IPS) y “modificando leyes para mejorar sus condiciones, como es el caso de la que elimina gradualmente el 5% de cotización en salud”, la que a fines de este año beneficiará al 80% más vulnerable de los pensionados.

“Estamos trabajando para mejorar la calidad de vida del adulto mayor y en ese contexto se va  a llevar a cabo un debate en torno a las propuestas de la Comisión Bravo, por lo que hoy día son los propios chilenos, junto al Gobierno, quienes deben ponerse de acuerdo para generar una propuesta que mejore las pensiones de manera definitiva”, aseguró Medina.

En este sentido, el director regional del IPS, Juan Carlos Tapia, destacó una serie de beneficios que entrega el organismo, como la ampliación de la cuota mortuoria que permitirá a la familia financiar los gastos funerarios del pensionado y el inicio de la tramitación automática de beneficios de vejez para quienes tienen 65 años cumplidos y ya recibían los beneficios de invalidez del Pilar Solidario.

Tapia afirmó que “garantizar el acceso a la cuota mortuoria o Asignación por Muerte es una gran noticia, puesto que llegará sin excepciones a todos quienes cuenten con Pensión Básica Solidaria y aquellos con Aporte Previsional Solidario con saldo cero en su cuenta previsional del Sistema de AFP”.